AL AIRE
Ya! FM Veracruz

BLOGS | Ocio

Salseo Griego: La Desgracia de Megara

  febrero 8, 2021 11:26 AM   |   Autor : Malak Parra

Salseo Griego: La Desgracia de Megara

Y bueno, dentro de todos esos interesantes personajes encontramos a Megara, la primera esposa de Heracles, nuestro querido héroe de la mitología griega, hijo de Zeus y el bastardo que tanto odiaba nuestra querida Hera, pero que al final termino perdonando y casando con su hija Hebe.

Debes saber que Megara, era una princesa griega que vivía en la ciudad de Tebas, ubicada al Norte de Grecia. Esta ciudad era importante porque en el mundo de la Antigua Grecia, todos los mitos importantes se desarrollaron en esta ciudad, uno de ellos el de Edipo y la Esfinge (otro salseo griego muy bueno). Y como una chica importante de la realeza, Megara era la primogénita del Rey Creonte, el gran soberano de Tebas.
Según la leyenda, Mégara era la hija mayor de Creonte, rey de Tebas. Era una chica de gran hermosura a la que todos los nobles de aquel tiempo querían tener como esposa, sin embargo Megara no era una chica que se fuera con cualquiera ya que tenía un carácter fuerte y aventurero.
Pero bueno, el mito comienza con el rey Ergino de la ciudad Grecia de Orcómeno. Este había impuesto un tributo que consistía en la entrega de 100 vacas al año por parte de los tebanos como ofrenda de paz, después de que estos, tras muchas guerras hubieran causado la muerte de varios habitantes de Orcómeno. Ya que pues, estas dos ciudades en el pasado habían tenido varios enfrentamientos y tanto uno como el otro, perdieron vidas.
Y es aquí donde entra nuestro querido héroe, Heracles. Durante ese tiempo, Heracles se encontraba dando caza al león de Citerón (no confundan con el león de Nemea). Este león azotaba los rebaños de Beocia y aterrorizaba a los pobladores del lugar. Este león no gozaba de una característica especial como el de Nemea (que tenía una piel gruesa), aquí lo importante es que fue una de las primeras hazañas del héroe con tan solo 18 años. A este león, Heracles le dio fin por medios convencionales, pero solo después de cincuenta días intentando darle caza. Se las vio duras.
Durante ese tiempo (antes de conocer a nuestra querida Megara), Tespio, el rey de Tespias (Beocia), hospedó a Heracles durante ese tiempo que cazaba al león y teniendo este cincuenta hijas, elaboró un plan para que el héroe (que por supuesto sabían era hijo de Zeus) concibiera con todas ellas un hijo.
Existen varias versiones acerca de la forma en que Tespio logró tal plan, siendo la más aceptada que Heracles yació con una doncella diferente cada noche pensando que se trataba siempre de la misma. Otra supone que yació con todas en una sola noche o, según otra versión, con sólo 49, puesto que una se le opone.
El número de hijos también varia, lo único que no cambia en los relatos es el hecho de que toda su descendencia fue masculina. Pero pues, estos no cuentan, solo los que tuvo con Megara tienen más relevancia.
Tras derrotar al león de Citerón, Heracles lo desolló y vistió su piel, atuendo por el que se le conocería de ahí en adelante. Y bueno, después de hacer el sin respeto con las hijas de Tespio y matar al león. Cuando Heracles regresaba de su cacería se encontró con los emisarios del rey Ergino de Orcómeno, que había derrotado años atrás a los tebanos y les había impuesto un pesado tributo que debían pagar cada año. 
Nos cuenta el mito que Heracles los espió y escuchó todo el salseo griego que se traían con el rey Creonte. Estos emisarios al ver que Heracles los espiaba y se entrometía en sus asuntos reales se enfurecieron con él a tal grado de querer atacarlo, pero Heracles, adelantado, los atacó, les cortó la nariz y las orejas y las ató a sus cuellos, enviándolos de regreso con el mensaje de que ese era todo el tributo que el rey Ergino iba a recibir. Con este hecho, Heracles envió un mensaje de que no se iba a pagar ningún tributo.
Cuenta el mito que el rey Ergino al enterarse de dicha hazaña le declaró la guerra a Tebas y a modo de venganza el reino de Tebas fue tomado por Ergino. Este rey con intenciones de atacar a Creonte, pero no sabía que Heracles intervino, pero esta vez liderando a un grupo de guerreros de Tebas con el fin de sacar de las tierras a los soldados de Ergino.
Y bueno, durante una batalla entre Tebas y Orcómeno, Heracles derrotó con sus propias manos a Ergino y obtuvo como recompensa la mano de Megara, con la cual tuvo varios hijos, Terímaco, Creontiades y Deicoonte, según Apolodoro; Terímaco y Ofites, según Higino y ocho hijos según Píndaro.
Mientras tanto, Pirra, la hermana menor de Megara, se casó con Ificles, el hermano mellizo del héroe. Aunque existe otra versión, que nos explica que Mégara fue entregada a Yolao, sobrino de Heracles, una vez que el héroe partió de Tebas para no volver más. En esta versión se cuenta que con Yolao, tuvo una hija llamada Leipefilena.

LAS CARACTERÍSTICAS DE MEGARA
Son pocos los registros que se tienen sobre Megara, aunque es un nombre muy famoso dentro de la mitología griega, no se tienen grandes datos sobre lo que fue su vida, ni de su nacimiento, ni niñez.
Se toma como dato relevante que era la hija mayor de Creonte, rey de Tebas y su vida antes de conocer a Heracles. Los pocos escritos que se han recogido de historiadores y poetas señalan que Megara era una mujer hermosa que tenían grandes cualidades como la cautela, realizaba sus labores con moderación.
De igual manera la describen como una mujer guardada, de su casa, hogareña y con el don de la prudencia. Sin embargo, también se dice que Megara era muy desconfiada, y aunque era apegada a sus emociones, mantenía la cabeza fría a la hora de tomar decisiones.
El de Megara es uno de los mitos descritos como inocente, rodeada siempre por la tragedia, ya que cuentan fue asesinada de manera brutal y sin sentido junto a sus hijos, a manos de su esposo.
En algunas fuentes, se dice que el héroe mitológico Heracles o Hércules, su pareja, la mató preso por los celos, gracias a que Hera, logró enloquecer al héroe.

RELACIÓN ENTRE MEGARA Y HERACLES
La pareja mitológica, tenían una vida estable y eran felices con su familia, todo iba de maravilla, hasta que un día, Heracles se tuvo que ir de la ciudad a cumplir con una labor y es aquí donde hace su aparición la icónica Hera, que desde pequeño le había hecho la vida imposible.
Y bueno, la diosa Hera interviene en la vida de Heracles cuando las cosas iban mejores para él y para destruir su felicidad. A su regreso, la diosa Hera, fraguó un engaño para volverlo loco.

EL ENGAÑO DE HERA
Luego de la batalla, Creonte no fue el único que le dio regalos a Heracles, Apolo le dio un arco y flechas, Hermes le proporcionó una espada y Hefesto una cota de malla dorada. Sin embargo, Hera dio un regalo totalmente diferente, ya que para contraatacar al hijo ilegítimo de Zeus, envió la locura.
No sin antes, inventarle que su esposa lo engañaba con su sobrino Yolao, y loco de celos y cegado por el ''regalo'' que Hera le había dado, Heracles mató a Megara, arrojó a sus hijos al fuego y a su sobrino, Yolao lo decapitó. Era tan fuerte la locura que Hera le envió a Heracles, que mató a Megara pensando que ella era Hera.
Aunque existe otra versión de la historia, en donde Heracles mató solo a sus hijos arrojándolos al fuego, pero no a Megara. Y como la sola presencia de Megara le recordaba a sus hijos, este partió de Tebas para no volver más y es en este mito donde también Megara, es entregada a Yolao.
Una vez pasado los hechos de horror, Heracles vuelve a caer en sí y se da cuenta del asesinato atroz que hizo y para reparar su culpa, es condenado a realizar sus famosos doce trabajos para lograr el perdón y la absolución.
Otra de las versiones señalan que preso de los remordimientos, Heracles se tenía en mente suicidarse, pero su compañero Teseo le dio refugio en Atenas y le aconsejó visitar el oráculo de Delfos. Allí Heracles supo que podría pagar su delito teniendo como penitencia convertirse en esclavo de su primo el rey Euristeo, durante doce años, realizando los famosos doce trabajos, al lado de su sobrino Yolao. Y claro, en estos trabajos tampoco se la vio fácil, ya que Hera a cada rato le dificultaba estas tareas.

 

Comentarios