AL AIRE
Ya! FM Veracruz

BLOGS | Ocio

CUENTOS NAVIDEÑOS 2

  diciembre 22, 2020 11:14 AM   |   Autor : Malak Parra

CUENTOS NAVIDEÑOS 2

CUENTOS NAVIDEÑOS: LA TEMIBLE Y ATERRADORA GRYLA Y LOS NIÑOS DE YULE
Navidad, cena con la familia, regalos y unión fraternal ¡vaya que hermoso suena! Quizás para muchos está sea la época de ver películas navideñas en Canal 5 o sentarse en la chimenea con la familia a contar cuentos navideños y cantar villancicos. Pero para su querido servidor ¡es la época perfecta para que las criaturas más aterradoras salgan por aquellos que el resto del año, no son tan buenas personas!
En el blog pasado les traje el cuento del aterrador Krampus, el cual si no leyeron pueden leer en el siguiente enlace:
https://www.ya.fm/veracruz/blogs/leer.cfm?id=854
Así que, para conmemorar criaturas navideñas aterradoras, el día de hoy le toca a Gryla, la temible ogresa y bruja que baja de las montañas para devorar y sacarle las entrañas a los niños, adolescentes y adultos que todo el año se portaron mal y fueron malas personas, pero que en Navidad ¡son blancos corderitos! ¡Y corderitos muy deliciosos para Gryla!
En Navidad no todo es Papá Noel, niño Jesús, regalos y fiestas. Existen criaturas, como la ogresa Gryla, que cada año, bajan de la montaña a pueblos y ciudades en busca de las personas que han hecho malas acciones durante todo el año ¿pero quién es Gryla?
Gryla es una ogresa del folklore islandés relacionada con la temporada navideña. Ella vive en una cueva en las montañas con su familia, que incluye a su esposo, un troll perezoso llamado Leppaluoi, sus trece hijos conocidos como Yule Lads y su gato diabólico, el cual durante la época de navidad va en busca de las personas perezosas y las devora. Gryla es una mujer gigantesca, con pezuñas, cuernos, orejas grandes, cara arrugada, nariz prominente y tiene cola. Suele llevar un gran saco lleno de sangre para guardar a las niñas y niños que se portan mal.
En gran parte de las leyendas, Gryla es retratada como una mujer malvada que gusta de hervir y comer los niños traviesos que secuestra, la leyenda dice que gusta de partir en trozos pequeños los miembros de los niños mal portados, como piernas, brazos y corazón e incluso cocinarlos en vida. Tiene un excelente sentido del oído, lo que le permite identificar a los niños que han sido traviesos y malos todo el año y que rapta durante su gira anual en época navideña cuando vaga por los bosques y en la oscuridad de la noche se mete en las casas para raptar a los niños desde sus camas. En Islandia es común que los padres amenacen o le cuenten la historia de Gryla todas las noches a los niños, para que se porten bien, pero el detalle que olvidan, es que a diferencia del Krampus, que solamente se los lleva al infierno y al año regresan, los pobres niños que caen en manos de Gryla, no vuelven a ver la luz del día.
Como dato curioso, podemos decir que el miedo que provoca este monstruo es tan grande que, en 1746, las autoridades se vieron obligadas a emitir un decreto en el que prohibieron utilizar a Gryla para amedrentar a los niños. Incluso en una crisis de histeria colectiva, hubo un caso en donde se contaba que varios niños veían a una figura alta, con horrible rostro y garras acechando en sus ventanas. Un caso muy popular fue el de un pequeño niño que desapareció en plena fiesta navideña, del cual nunca se volvió a saber nada y lo único que se encontró fue su zapato. Es curioso, porque Gryla después de devorar a un niño, deja el zapato de este, en el mismo lugar donde lo raptó.
Así que, los niños islandeses saben muy bien que deben portarse bien durante todo el año o de lo contrario podrían acabar como la cena de Gryla. Quien a pesar de que pasa la mayor parte del tiempo en la montaña, en una cueva imposible de localizar, es capaz de distinguir a los niños malos, aunque estén lejos. Y obviamente, tiene todo el año para rastrearlos. 
La leyenda nos cuenta que Gryla, es capaz de transportarse hasta donde está el niño sin necesidad de hacer ruido o utilizar algún medio de transporte (como usualmente se piensa), ya que su método es el siguiente. Busca a los niños más desobedientes y malos ya que cuando el niño es más desobediente y malo, este tiene mejor sabor para Gryla. Una vez que los detecta no duda en devorarlos vivos en sus camas (si tiene demasiado hambre), aunque habitualmente lo que suele hacer es guardarlos en un saco para llevarlos a su guarida donde los cocina vivos para hacer un rico estofado que se comen ella, su mascota y su marido.
Por este motivo se recomienda a los niños que se arrepientan de corazón por todo el mal que han hecho y todas las veces que han desobedecido a un adulto. Ya que, si Gryla los mete en el saco, la única forma que tendrán de escapar, será llevar un objeto punzante o una pequeña navaja escondida con la que hacer un agujero en el saco por el que poder huir y de esta forma salvar la vida. Pero si no llevan una navaja, nunca se les vuelve a ver.
Grýla ha atormentado a los niños en Islandia desde hace cientos de años y su nombre ya se menciona en la Saga Íslendiga y la Saga Sverre que datan del siglo XIII. Si bien no fue hasta el siglo XVII cuando se asoció su figura con la Navidad. Pero, Gryla, no hace el trabajo sola, ya que cuenta con los ‘’Jólasveinar’’ mejor conocidos como ‘’Yule Lads’’ o ‘’Niños de Yule’’.
Los muchachos u hombres de Yule son personajes del folclore islandés que en tiempos modernos se han convertido en la versión islandesa de Santa Claus.  Su número ha variado con el tiempo, pero en la actualidad se considera que son doce, uno por cada mes del año. Estos niños colocan recompensas o castigos en los zapatos de los niños colocados en las chimeneas durante las últimas trece noches antes de Nochebuena. Cada noche, un muchacho de Yule visita a cada niño, dejando regalos o patatas podridas, según el comportamiento del niño durante el año. Y es aquí donde entra Gryla, si un niño de Yule te deja una patata podrida en tu zapato, Gryla va a ir por ti a devorarte, si un niño de Yule te deja un pedazo de carne podrido, Gryla va a ir por ti para raptarte, matarte y cocinarte y si un niño de Yule te deja un pedazo de carbón, Gryla va a ir por ti para cocinarte vivo. Pero mientras no te dejen uno de estos regalos, estás a salvo.
Historia y Origen
Los muchachos del Yule se originan en el folclore islandés. Inicialmente, su número y representaciones varían enormemente según el lugar, con cada muchacho individual y van variando, los niños de Yule pueden ser a veces bromistas, traviesos, cariñosos o hasta monstruos homicidas que comen niños.
En este cuadro puedes ver los nombres de los niños de Yule y lo que representan y las travesuras que realizan.


En 1932, se publicó el poema Jólas veinarnir como parte del popular libro de poesía Jólin Koma ("Viene la Navidad) por el autor islandés poeta Jóhannes úr Kötlum. Y este poema reintrodujo el folclore de Yule islandés en la sociedad islandesa y estableció lo que se consideran los trece muchachos del Yule canónicos, sus personalidades y conexión con otros personajes del folclore.

Representaciones Modernas
Los muchachos de Yule se representan como bromistas traviesos, o incluso criminales, que robarían u hostigarían a la población, teniendo todos nombres descriptivos que apoyan su modus operandi. Incluso cada persona tiene un niño de Yule especifico que lo va a visitar durante toda su vida. Por ejemplo, si tu fuiste un niño glotón y lo sigues siendo de adulto (o aunque no lo seas), te va a perseguir un niño de Yule que todas las navidades se va a robar tu cena. O si fuiste un niño avaricioso que abría los regalos de todos sin permiso, te va a visitar un niño de Yule que te va a destrozar los regalos o si fuiste un niño enojón, te va a visitar un niño de Yule que te va a hacer pasar malos momentos en plena Navidad. Los muchachos del Yule "vienen a la ciudad" durante las últimas trece noches antes de Navidad
En la época moderna, los muchachos del Yule se han representado también con funciones benévolas (no todos son malos). Ya que algunos pueden traer prosperidad, abundancia y paz, eso sí, mientras la persona visitada haya sido buena, porque si fue mala, le dejan el recadito a Gryla para que vaya por ti. Generalmente se representan vistiendo ropa islandesa de estilo tardomedieval, pero a veces se muestran con ropas vestidas tradicionalmente por Santa Claus, especialmente en eventos infantiles. 
Se dice que los muchachos son los hijos de los troles que viven en las montañas, Gryla y su esposo Leppalúði. Del esposo de Gryla no hablemos ya que es perezoso y un vago. Que tiene también hábitos caníbales, pero nunca sale a cazar.
En fin, pero esto no es todo, ya que Gryla y los niños de Yule están acompañados durante su cacería en navidad por el Jólakötturinn, una bestia gigantesca (el cual es un gato) que devora adultos perezosos que no trabajaron todo el año. Este gigantesco gato es de color negro y solo sale de las montañas en épocas navideñas. Cuenta la leyenda y la costumbre que en Islandia, recibir una prenda nueva como regalo, tiene significado de que fuiste una persona que trabajó duro todo el año e incluso si te compraste ropa nueva, quiere decir que te esforzaste todo el año por comprar esa prenda nueva para estrenarla en Navidad.
 Cuenta la leyenda, que antiguamente en las granjas, los granjeros y ganaderos más aplicados y los que trabajaban más duro recibían ropas nuevas como regalo de Navidad. Tanto los padres como los hijos sabían que esa ropa les podría salvar la vida, ya que Jólakötturinn salía de su cueva buscando personas que no llevaran ropa nueva, ya que era un claro indicio de que habían sido perezosas y malos trabajadores. Así que, si vas a la cena de Navidad de tu familia y te mandan a la tiendita por la bebida en plena noche, es mejor que vayas con tus prendas nuevas, para que el Jólakötturinn no te encuentre. De hecho, como dato curioso podemos decir que este es el motivo por el que en Islandia es muy habitual regalar ropa en Navidad y vestir con prendas recién estrenadas ese día. Así que, si te regalan ropa en Navidad, mejor no te quejes.
Bueno, a todo esto, solo me queda desearles una Feliz Navidad y Año Nuevo, y espero que, en medio de la noche, en sus camas, en el camino que toman a media noche para ir a la tienda en plena cena navideña, una figura espectral no los esté acechando desde la esquina, una figura que bufa como mucha ira y se pasa la lengua por los labios para dejar ver unos colmillos. Claro, no estamos en Islandia, pero uno nunca sabe, quizás Gryla tenga algún tipo de Tinder o Facebook para localizar personas malas y acecharlas y devorarlas en plena noche, uno nunca sabe, si entre la oscuridad, esta una criatura aterradora anda cazándonos y escuchando cada paso que damos, y para cuando volteamos, estamos dentro de un costal en una cueva helada, viendo como Gryla, corta nuestras manos y lentamente nos mete en ese caldero enorme, en donde, nuestra vida, acaba y en donde desear haber sido buenas personas para no sufrir ese cruel destino, ya no sirve de nada.

Comentarios