AL AIRE
Ya! FM Veracruz

BLOGS | Ocio

¿De dónde viene el Halloween?

  octubre 22, 2020 13:27 PM   |   Autor : Malak Parra

¿De dónde viene el Halloween?

Halloween es la fiesta más esperada del año. Sacamos nuestros mejores disfraces, nos vestimos de nuestros personajes, favoritos, hacemos fiestas y organizamos nuestro maratón de películas de terror con nuestros amigos y familiares. Sin embargo, esta vez, a lo mejor va a ser diferente, ya que quizás por la cuarentena y ese virus digno de una película de terror que anda suelto, este Halloween que prometía ser súper mega épico va a quedar guardado hasta el próximo año (al menos para muchos que queremos cuidarnos de ese virus).
Así que para que no te nos pongas triste y tengas algo interesante que leer y compartir, te voy a contar el origen de esta famosa fiesta que no tiene nada de gringa (para los señoritos que dicen, que no celebremos cosas de los gringos) y claro, es más que un simple ¡dulce o truco! Y un simple disfraz de conejita Playboy.
Bien, antes de empezar, lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween se celebraba hace más de 3000 años por los Celtas, ya es una fiesta muy vieja. Los celtas eran pueblo guerrero que habitaba en las zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia (no confundas celtas con vikingos porque son diferentes). En dicha festividad, los celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana de la que te vamos a hablar.
Pero antes de alocarnos ¿Quiénes rayos eran los celtas?
Vivieron durante la Edad de Hierro y no fueron otra cosa que, un conjunto de pueblos independientes que tenían ciertas características culturales muy similares. También eran un pueblo de guerreros y a veces, sin quererlo se daban el tiro unos con otros, siendo este el motivo porque el que nunca llegaron a formar una sociedad grande, algo así como los romanos (de hecho, acá entre nos, los romanos les tenían miedo, sobre todo a las guerreras celtas)
Una de las características principales de los celtas, fue su gran devoción a la tierra y a los elementos de esta misma, cosa que proyectaban en las características de los principales dioses con los que contaban. La mayoría de ellos eran guardianes de la naturaleza y los bosques los cuales mediante rituales empleaban la magia para ayudar a los hombres. Es de hecho en esta cultura en donde encontramos el origen de las famosas hadas del bosque, trolls y un sinfín de criaturas mágicas (entre ellos los famosos elementales).
Ahora, bien hablemos de la fiesta de inicio de año, el ‘’samonis’’ o mejor conocido como ‘’samhain’’, el equivalente a nuestro primero de noviembre.
El ”samhain”, se celebraba llegando el final de octubre y para hacerlo los celtas organizaban una gran fiesta que conmemoraba “el final de la cosecha”. En lenguaje actual, esta fiesta fue bautizada con la palabra gaélica de Samhain, misma que significa, etimológicamente, ‘’el final del verano’’.
Esta fiesta (para los celtas) representaba el momento del año en el que las distintas tribus almacenaban provisiones para el invierno y sacrificaban animales. Se acababa el tiempo de las cosechas, y a partir de entonces, los días iban a ser más cortos y las noches más largas.
De hecho, los celtas creían que en esa noche de Samhain (hoy noche de Halloween), los espíritus de los muertos volvían para visitar el mundo de los mortales. Y para ello encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus. Era algo así como la fiesta nocturna de bienvenida al Año Nuevo. Incluso se tienen registros de que la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano.
También al parecer, los celtas iban recogiendo alimentos por las casas para las ofrendas a sus dioses. E incluso se hacían rituales que incluían algún que otro sacrificio humano ofrendado al dios Samhain, señor de la Muerte y también preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder. Acá tenemos el antepasado de la calabaza de Halloween.
Por otra parte, también ese día se celebraba el encuentro amoroso, a orillas de un río, de la diosa Morirîganî con Teutatis, el Dios de la Tribu, padre de los hombres y señor del mundo inferior. La cita amorosa tenía una consecuencia importante, pues la diosa le proporcionaba a su amado los secretos para salir victorioso en la próxima batalla mítica.
Cabe decir que, los celtas, como otros pueblos antiguos, empezaban los ciclos temporales por la mitad oscura, el día terminaba con la caída del sol y la jornada siguiente tenía su inicio con la oscuridad de la noche, el año nuevo comenzaba en esta fecha con el principio del invierno. Un aspecto importante que hay que destacar es que esta celebración estaba muy ligada con el elemento aire, mismo que tenía que ver mucho con el mundo de los espíritus. Es decir, cuando el viento empezaba a soplar entre los árboles y las hojas caían y hacían remolinos en los bosques, los espíritus, habían llegado al mundo de los vivos.
Es por eso que el 31 de octubre es una fecha asociada con los muertos, las almas en pena, las brujas y los hechizos. Estas características se deben a su cercanía con el día de los difuntos, que originó la iglesia católica y que se conmemora el 1 de noviembre, misma fecha en la que se celebraba el Samhain.
Después de que los romanos conquistaran la mayoría del territorio celta en el año 43 D.C., se incorporaron dos festivales de origen romano además de la tradicional celebración de Samhain. Uno de ellos fue la Feralia, un festival en el que se rendía culto a los muertos y Pomona el cual fue el festival de la cosecha cuyo nombre se debe a la diosa de los frutos (manzanas) y árboles.
Un dato curioso pero irrelevante, Pomona fue un festival dedicado a la cosecha de frutos (manzanas). Y Pomona era, en la mitología romana, la diosa de la fruta, y por extensión de los árboles frutales, los jardines y las huertas. Era una diosa únicamente romana, y se asocia generalmente con la abundancia, particularmente con la floración de los árboles. Y curiosamente la palabra en catalán, Poma, significa manzana ¡a que no lo sabías! ¡Juego de palabras!
¿Cómo llegó al continente americano esta fiesta?
A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses empiezan a llegar a Norteamérica. Con ellos llegan, su cultura, su folclore, sus tradiciones, y también su noche de Samhain. Eso sí con algunos cambios, estos europeos comenzaron a utilizar calabazas mucho más grandes y fáciles de ahuecar en lugar de los nabos.
Y es entonces cuando la fiesta irlandesa, se mezcla con otras creencias indias y leyendas coloniales como la de “Jack O’Lantern”. Esta leyenda tiene su origen en un irlandés taciturno y pendenciero llamado Jack, quien una noche, de 31 de octubre, según cuenta la tradición, se tropezó con el mismísimo diablo.
Además de esta leyenda en la noche de Halloween es tradición el contar historias de fantasmas y la realización de travesuras, bromas o bailes tradicionales. La gente comienza a confeccionar disfraces o trajes para Halloween.
Cabe decir que cuando se habla de Halloween o Día de las Brujas se piensa en disfraces, maquillaje, fiesta, dulces y niños; pero la tradición indica que su celebración no siempre fue festiva y alegre, ya que los ritos que se practicaban durante la noche tenían un carácter purificador y religioso. Y a veces espiritual en donde se buscaba conectar con la tierra.

 

Comentarios