AL AIRE
Ya! FM Veracruz

BLOGS | Salud

Mi adolescencia emocional

  noviembre 25, 2019 10:04 AM   |   Autor : Perla Jácome

Mi adolescencia emocional

Me gustaría empezar por definir la pre- adolescencia (12, 13 años) y la adolescencia (14, 15 años), aquí es donde empiezas a notar cambios y beneficios para la edad adulta. Comienzas un proceso de autoconocimiento, experimentación y confirmación de tu conducta. A base de prueba y error, llevas a cabo el ensayo de lo aprendido en años anteriores.

Aquí es donde sales del nido para probar tus alas.

Si estás en esta etapa, es importante que sepas vienen cambios importantes. Te darás cuenta que haces las cosas por ti mismo, que eres independiente, que en este punto vienen los temas serios y los programas limitantes. 

Los programas limitantes se tratan de lo que escuchaste en tu infancia. Podría ser una manera de no expresarse como sientas que debas hacerlo, pues al escucharlo, sentirlo o verlo continuamente, lo volviste una ley o creencia en ti. Bajo esos programas adecúas una conducta, o hasta adoptas una forma de “ser”, esto como justificación a lo que viviste, una reacción. 

Las creencias son, por así decirlo, paquetes de información sobre lo que escuchamos, sentimos y vemos, la mayoría de tiempo. Algo que utilizamos consciente e inconscientemente para crear nuestra realidad y actuar en la vida.

Por ejemplo, el clásico “NO” llega sin explicaciones ni aclaraciones. Te hablan sobre lo que “NO” debes de hacer, tocar, percibir, sentir, ver, escuchar, y en la mente se guarda este programa que ocuparás en situaciones similares. Te dirá o hará pensar que no mereces, no puedes, no tienes derecho a, no vales para, no es correcto, no está bien.

Las experiencias que no logres probar en su plenitud, se volverán conductas interesantes para observar cuando no fluya algo en el futuro. Por ejemplo, en ciertos momentos tenemos que “madurar” antes de lo biológicamente correcto, eso nos lleva a bloquear o posponer experiencias que requerían ser vividas en la infancia, llevándolas después a la vida adulta: como los temas no resueltos y los conflictos emocionales. Es importante el reconocimiento de tus propias necesidades e inquietudes. 

Una buena manera de hacer esto, cual sea la edad en la que te encuentres, es llevar un escrito: un diario de lo que sientes, un apoyo para lograr ver realmente lo que hay en tu mente y las proyecciones que en ella existen. 

Cuando te responsabilizas de tu propio desarrollo, cuando tomas consciencia, puedes equilibrar la balanza, el compromiso contigo y tus objetivos.

Facebook: Perla Jácome Terapeuta Holística.

 

Comentarios

También del mismo autor